Francesca Woodman: visión fantástica

A la edad de trece Francesca Woodman hizo su primer autorretrato. A partir de entonces, hasta su prematura muerte en 1981,  con apenas 22 años de edad produjo un extraordinario y abundante trabajo (alrededor de 800 fotografías). Reconocida por su singularidad del estilo y la variedad de técnicas innovadoras que utilizaba, Woodman estudió en Rhode Island School of Design, de 1975 – 1979, recibiendo una beca para pasar un año en Roma para continuar sus estudios.

woodman francesca 2009 82 1 293x300 Francesca Woodman: visión fantásticaNacida en 1958 en Denver, Colorado, Francesca Woodman vivió y trabajó en Nueva York hasta su muerte en 1981. Desde 1986, su trabajo ha sido expuesto ampliamente, exhibiciones individuales importantes del trabajo de  Woodman incluyen una exposición comisariada por la Fondation Cartier pour l’art contemporain de París en 1998.  La obra de Woodman ha sido exhibida en muchas exposiciones colectivas internacionales y está presente en colecciones como el Museo Metropolitano de Arte, el Museo Whitney de Arte Americano, el MoMA, Detroit Institute of Arts. Su obra también ha sido expuesta en Pinakothek der Moderne, Munich (2008), Museo de Arte Contemporáneo de Chicago (2007) y el Whitney Museum of American Art, Nueva York (2006). La fotografía de Woodman ha sido objeto de amplio estudio crítico en los Estados Unidos y en Europa. Woodman es a menudo situada junto artistas contemporáneos de finales de 1970 como Ana Mendieta y Hannah WilkeCindy Sherman, Sarah Lucas, Nan Goldin y Karen Finley. En 2011, Woodman tendrá una retrospectiva dedicada a su trabajo en el SFMOMA de San Francisco, para más tarde presentarse  en el Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York en 2012.

Francesca Woodman ha sido definida como modernista, surrealista, incluso gótica, y aunque es cierto que su trabajo está influenciado por algo de todo esto  no es posible encasillarla plenamente en ninguna de estas tendencias, su original obra escapa a toda clasificación.

francesca+Woodman+Untitled 300x292 Francesca Woodman: visión fantásticaEl trabajo de Woodman incluye casi siempre su propia imagen obsesivamente fotografiada, aunque a menudo aparece como una mancha difusa en movimiento o una figura semioculta, alguien constantemente tratando de escapar o esconderse. El resultado final no son autorretratos, sino una serie de imágenes fijas en las que juega con la noción del yo, disimulando, transformando y desfigurando su propio cuerpo. A veces se viste como la heroína de una novela victoriana  o como Alicia a punto de desaparecer a través del espejo. En una famosa imagen, se pone de pie junto a otras dos mujeres desnudas, cada uno de ellos ocultando su cara detrás de una fotografía con su rostro, mientras que otro retrato diferente, un autorretrato clavado en la pared, mira hacia nosotros también.

1238847453 francesca woodman untitled providence rhode island 1976 5bp0645d web1 300x300 Francesca Woodman: visión fantástica

Muchas de las fotografías de Woodman, en su mayoría desnudos, a menudo se presentan en las habitaciones vacías con la pintura destrozada y paredes desconchadas,  lo que las convierte en una visión desconcertante. Sus desnudos recuerdan a menudo los inquietante retratos de las prostitutas de Nueva Orleans de Bellocq Storyville. En otras fotografías sorprendentes de sus piernas atadas firmemente con cintas,  o su mano que sostiene un guante a rayas que descansa entre las piernas, tiene claras influencias del fotógrafo surrealista alemán Hans Bellmer. Por todo eso, hay una coherencia en la visión fotográfica de Woodman que es casi una firma íntima y personal raro en alguien tan joven.

Las fotografías en color realizadas cerca del final de su vida son hermosas  y su utilización de tonos suaves, sutiles y casi y pictóricos las dotan de una plasticidad única, pero ponen de relieve aún más si cabe la importancia de la influencia del cine en blanco y negro en su trabajo.

1238845934 francesca woodman untitled new york 1979 p140 web 300x298 Francesca Woodman: visión fantástica

No se puede dejar de percibir un sentimiento de pesar al contemplar su ss fotografías. La primera de sus fotografías conocidas fue tomada en Boulder, Colorado, en 1972. Se llama simplemente Autorretrato con Trece. En ella, la joven Woodman, totalmente vestida,  de pelo largo que oculta totalmente su rostro. Es tan misterioso y elusivo como cualquiera de sus desnudos  y nos dice que, incluso a los 13 años, Woodman había encontrado una forma de ocultarse frente a la cámara, y, al hacerlo, también había encontrado su tema permanente. Treinta años después de su muerte, aún se esconde de nosotros a la vista, tan esquiva y seductora como siempre.

francesca woodman book 9 Francesca Woodman: visión fantástica