Renace el arte realista contemporáneo

NewImage3 Renace el arte realista contemporáneo

 

El término “arte contemporáneo” fue, por mucho tiempo, asociado con movimientos modernistas y posmodernistas porque cuando esas tendencias emergen, las palabras “arte contemporáneo” o “arte moderno” también son el arte actual. Sin embargo, estos movimientos comenzaron décadas atrás y hoy los términos están desviados.

Un nuevo movimiento de artistas está devolviendo el término “contemporáneo” y lo están asociando con las técnicas tradicionales de los antiguos maestros, aplicado a la experiencia humana, así como a temas importantes de la época.

El público en general se está cansando del arte que necesita largas explicaciones y justificaciones. Más y más personas quieren reconocer lo que están buscando y responder a esto, preferiblemente, a un nivel humanista y no solo a algo conceptual.

El movimiento realista contemporáneo comenzó primero como una reacción a los modernistas y posmodernistas, quienes todavía dominan el mercado del arte en el presente.

Cuando uno puede tomar un objeto encontrado, ponerlo en un museo y llamarlo arte, el sentimiento general entre este movimiento creciente es que la definición de arte se ha vuelto tan amplia que la palabra “arte”, como se define en el arte corriente, ha dejado en tener un significado.

El movimiento modernista originado a principios de 1900 y una crítica de ese tiempo señalaron que “El propósito reconocido del arte ha sido manipulado al introducir los elementos componentes de palabras faltantes… muchos amigos del arte esperan que llegue a su destino, pero unos pocos campeones ven una revolución en progreso”. [1]

Los oprimidos modernistas, prontamente, se apoderaron del mundo del arte, dominándolo completamente a fines de 1940. Después de la tragedia de dos guerras mundiales y la gran depresión, la humanidad fue abandonada con un corazón de cinismo y una mente llena de pensamientos existencialistas, dos cualidades que el arte moderno y posmoderno llevaron hasta el fondo.

En reacción a esta visión negativa de la humanidad y sus logros, los realistas contemporáneos sintieron que a la humanidad se la sirve mejor al representar, a través del arte, las cualidades en la vida que nos unen como personas, en lugar de la degradación de la civilización.

Nada dice más de una cultura que el arte que idolatra. El arte representa lo que una cultura valora, lo que piensa su gente y, esencialmente, lo que considera que vale la pena recordar. El arte representa a su gente, encapsulando su esencia en cada nivel.

Estos artistas creen que hay mucho más arte que el de “Fountain” de Marcel Duchamp, el cual solo es un desperdicio, o el oeuvre de Jackson Pollack, el cual no es más que pintura salpicada.

Los realistas contemporáneos buscan, en el arte que estuvo antes de esas catástrofes globales, a los viejos maestros y especialmente, a los artistas clásicos del siglo XIX, cuyos trabajos llegaron a lo más alto antes de la arremetida del modernismo. Ellos son ahora los progenitores de un renacimiento con nuevos temas que abarcan libertad de expresión a través de la narración de cuentos visuales.

Internet se ha vuelto la herramienta más importante para el movimiento realista. Le permite al movimiento ganar fuerza desde hace 10 años al unir las mentes con gustos similares, capacitándolas al encontrarse entre ellos mismos y promover sus pensamientos a otros.

A través de grupos tales como GoodArt, el Art Renewal Center -ARC- (centro para la renovación del arte) fue fundado como un centro para el realismo. Se convirtió en el museo más grande en Internet y el único, en ese momento, dedicado al arte tradicional.

El ARC buscó las pocas escuelas de estudio que todavía utilizaban métodos de entrenamiento provenientes de los viejos maestros y encontró solo a 14 funcionando en ese momento, con menos de 200 estudiantes, ARC lo dio a conocer al público.

Desde ese momento, las escuelas de estudio han crecido drásticamente, con más y más creadas cada año. En la web que habla sobre la renovación del arte, 72 escuelas de estudios y talleres están registradas ahora, con muchos estudiantes y hay muchas fuera que no se han registrado.

Otras alianzas también se han formado, tales como la Sociedad Americana de Realismo Clásico, el Gremio Internacional de Realismo, Sociedad Americana de Retrato Artístico, Pinturas al Óleo de América, Pintura de Dibujo Chino Internacional y el Club de Arte en California, entre muchos otros.

Ahora hay revistas que se dedican al realismo, tales como Fine Art Connoisseur, Plein Air, Artist Advocate, American Arts Quarterly, Art of the West, y otros.

El instructor principal de la Ani Art Academy Waichulis, Anthony Waichulis, comenta: “En pocos años atrás, he encontrado que las solicitudes y preguntas se han incrementado diez veces. Parece que este constante resurgimiento del realismo está alentando a nuevos artistas aspirantes a perseguir con entusiasmo estas habilidades en una escala que no se había visto antes.

“Esto verdaderamente es algo maravilloso, porque creo que una educación efectiva es una de las herramientas más poderosas que tenemos para moldear el futuro”, declaró. [2]

Estos grupos están todos unidos, figuradamente si no literalmente, con su meta de traer la pintura, dibujo y escultura realista de vuelta a un primer plano en el arte contemporáneo.

Las escuelas de estudios son la base del movimiento. Son la fuente de un entrenamiento propio el cual es negado en la mayoría de las universidades y colegios de arte en sus programas de estudio.

Por ejemplo, cuando estaba obteniendo mi título profesional en la universidad Drew (en New Jersey), la cual tiene un programa de arte de mucha reputación, me inscribí para un curso de escultura. Cuando llegué a la clase, me di cuenta que no incluía arcilla, pero si incluía objetos establecidos. Cuando pregunté en que nivel se comenzaba a trabajar con la arcilla, me respondieron que necesitaría tomar un curso de cerámica si quería hacer ollas.

Como lo saben la mayoría de los artistas realistas, la arcilla es una herramienta fundamental cuando se quiere aprender a esculpir la figura humana, algo que el programa de la universidad no enseña. Aunque esto es un ejemplo, no es poco frecuente sino la norma.

En el centro para la Renovación del Arte, se reciben cartas diariamente de artistas y amantes del arte quienes han reportado experiencias similares.

Julian Halsby escribió: “Estoy escribiendo desde Gran Bretaña para decir cuánto apoyo su movimiento para la restauración de los valores tradicionales en el arte. Hay muchos de nosotros aquí en el Reino Unido que creen que el arte moderno es de muchas maneras un engaño y que los valores tradicionales deben ser restaurados en las escuelas de arte”.

“Tenemos una revista llamada The Jackdaw, en la cual David Lee ataca el arte establecido…. Escribo para la revista The Artist y, frecuentemente, expresa opiniones similares a las suyas”. [3]

James Oliver escribió: “Soy un artista que se ha desencantado del mundo del arte a tal grado que, en vez del arte, he perseguido una educación científica. Creo que este sitio es la primera indicación real de que la locura está comenzando a despejarse en tanto la humanidad redescubre la belleza”. [4]

“Como artista y profesor, creo que el futuro únicamente será posible si devolvemos el arte al lugar donde siempre este perteneció, y es en el corazón de la educación humana”, escribió Jean Corbeil [5]

Estas son unas pequeñas muestras de las más de 400 cartas puestas en la Web de ARC – cartas que vienen de todas partes del mundo y expresan opiniones similares y experiencias.

A diferencia de las escuelas de arte convencionales, las escuelas de estudio se enfocan completamente en el arte representativo. Su estricto plan de estudio requiere que los artistas tomen uno o dos años de dibujo antes de empezar a pintar.

En el libro de estudio clásico Aristides en “lecciones de dibujo”, la instructora principal Juliette Aristides escribe: “Tu trabajo, bien sea dibujar, pintar o la escultura, se mantendrá solo si se construye en una base sólida….el dibujo es el medio más básico a través del cual puedes acceder al poder del arte para expresar ideas, sentimientos, creencias y verdades profundas y universales”.

En la academia de arte Angel, en Florencia, Italia, John Angel utiliza métodos que han sido desarrollados en los últimos 6 siglos, impidiendo que esto muriera. Con el paso de los años, ha visto a su escuela crecer y está convencido de una nueva tendencia: “El siglo XXI está presenciando un renacimiento en humanismo, en lo que concierne al estilo de vida humano y en las artes de forma figurativa, lo que repercute en esto mismo”.

Las escuelas de estudio, organizaciones, revistas y sitios de Internet no solamente muestran señales del resurgimiento del arte tradicional. Los precios en subastas para pinturas y esculturas realistas se han incrementado drásticamente en los últimos 35 años, especialmente las del siglo XIX, con pinturas de artistas tales como William Bouguereau subiendo, en algunos casos, 1.000 veces o 100.000 por ciento.

No parece posible que los precios elevados en las subastas de pinturas del siglo XIX y la contínua expansión del movimiento realista contemporáneo estén sin relación, o aislados, en la tendencia del movimiento global hacia el realismo.

Galerias, incluso algunas importantes como Hirschl y Adler, en Nueva York, están vendiendo y haciendo shows para artistas realistas de nuevo. Los museos están aceptando las obras realistas en sus colecciones, incluidas las obras de artistas que todavía estan vivos.

John Angel tuvo, recientemente, su retrato titulado “Annigoni 1954”, incluido en el museo Villa Peyron en Florencia, Italia. La pintura es de Pietro Annigoni, un raro realista de mediados del siglo XX, quien es citado diciendo, “Solamente el impulso no hace una obra de arte”.

El maestro viviente y escultor Richard MacDonald trabaja, generalmente, en instalación masiva de obras múltiples para el Royal Ballet de Inglaterra.

En reacción a que más y más personas están volviendo a apreciar el arte tradicional, las personas no tienen miedo de decir que no les gusta el modernismo.

El presidente de ARC, Fred Ross, declaró en su discurso en 2001, dirigiéndose a una multitud de 700 artistas de retratos, propietarios de galerías y miembros de la prensa en el museo Metropolitano de Nueva York: “La mayoría de personas no son devotas o educadas en las bellas artes, estas han intimidado exitosamente al grueso de la humanidad a encogerse en silencio, sintiéndose tontos por su inhabilidad para entender”.

“La persona promedio se encoge de creer la realidad de sus propios sentidos….lo que tiende a pasarle a las personas quienes se permiten ser convencidas de que el emperador está llevando un vestuario hermoso, y es que se han recubierto de ego debido a los años de haber parloteado las mismas falsedades y la humillación asociada que va con el reconocimiento de esto. …Si no hablamos alto y le decimos al mundo que el emperador está desnudo, nadie más lo hará”. [6]

Ross recibió una ovación de pie

Hoy, más y más personas están hablando francamente. Por ejemplo, Los Angeles Times declaró que, recientemente, se han publicado reacciones violentas a una ley nacional en Korea del Sur la cual se promulgó hace 16 años y requería que los constructores de grandes proyectos comerciales encargaran y adjuntaran obras de arte iguales al 1% del costo total del proyecto.

Desde que la ley fue promulgada, 10.684 trabajos artísticos públicos fueron erigidos a un costo de más de $546 millones. Algunos en Korea del Sur fueron tan lejos para decir que la ley había creado a un “monstruo”, con feos y censurables trabajos contemporáneos ubicados por todo el país.

El concejo nacional declaró, “las obras de arte comunes no han estado ayudando al público….de hecho, el entendimiento del público en el arte se ha perdido debido a esto”. Esta conclusión fue hecha en una conferencia internacional con el fin de examinar las políticas de arte públicas, domésticas e internacionales. [7]

Este es ya un síntoma más del cambio global del modernismo, con el arte tradicional comenzando a cautivar un número más y más grande de corazones internacionalmente.

La historia nos ha llevado, una vez más, a un círculo completo con los realistas contemporáneos ya que los oprimidos tratan de levantarse y luchar en contra del arte moderno establecido, el cual ha tratado de suprimir el realismo por 100 años a través de su devaluación, ambos como expresión del espíritu humano y como una legítima forma de arte contemporáneo.

El realismo es todavía una parte pequeña del trabajo que se hace en el mundo del arte pero ha encontrado raíces sólidas que continúan creciendo y floreciendo en un mundo desesperado por arte que se pueda observar, reconocer y relacionar sin requerir de largas explicaciones o justificaciones.

Al usar métodos tradicionales de métodos narrativos para contar historias, proezas técnicas, representaciones exactas de la realidad, belleza, composiciones balanceadas, iluminación sensacional y, lo más importante, temas relacionados a lo humano expresando la naturaleza humana que compartimos, el movimiento realista contemporáneo se ha convertido en un representativo cambio global de rápido crecimiento en el mundo del arte en la actualidad.

Kara Lysandra Ross es la directora del Art Renewal Center (centro para la renovación del arte) y una experta en pintura europea del siglo XIX.

Notas

[1] Yockney, Alfred. The Art Annual: The Art of E. Blair Leighton, London Virtue & Co, Christmas 1913, introduction

[2] E-maill from Anthony Waichulis to Kara Ross November 2, 2011

[3] Letter from Julian Halsby to Fred Ross, Chairman of the Art Renewal Center, March 11, 2002

[4] Letter from James Oliver to Art Renewal Center, March 26, 2002

[5] Letter from Jeanne Corbeil to Fred Ross, Chairman of the Art Renewal Center, January 14, 2008

[6] Fred Ross, Good Art Bad Art: Pulling Back the Curtain, June 7th 2001

[7] Jung-yoon Choi, Los Angeles Times, June 27, 2011

 

1 Comment

  • I believe other website owners should take this website as an model, very clean and great user pleasant pattern

Leave a Reply